VOLVER AL LISTADO

NOVEDADES

29-01-2016

“Durante seis años fui la única mujer en la planta de impresión”

Ella es Gabriela Pergassere, tiene 35 años y hace 10 que forma parte de la familia de Soluciones Gráficas.

Actualmente se desempeña como la responsable del área de logística y expedición de la planta de impresión de la empresa. Tiene cuatro personas a cargo: Marcelo, José, Maximiliano y Ezequiel, a quienes define como excelentes compañeros.

La historia de Gabriela dentro de Soluciones comenzó en 2005,  cuando ingresó en el área de fotocopiadora y atención al público en la librería. Dos años más tarde, le ofrecieron el desafío de trasladarse al taller y funcionar como nexo entre la casa central y la planta de impresión. Fue así como comenzó a desarrollar el área, que hoy lidera y que cumple un rol fundamental dentro  del proceso productivo.

Durante seis años fue la única mujer en toda la planta, querida y respetada por sus compañeros varones. “Fui la reina de este lugar por mucho tiempo y me gustaba, todos me querían invitar a salir”, comentó entre carcajadas.

La interacción con las personas es el aspecto que más le agrada de su trabajo. “Adoro el contacto diario con los clientes”. Durante la entrevista, explicó que su tarea se caracteriza por una linda  adrenalina, que le otorga  condimento al trabajo de cada día. “Estar al filo y necesitar de la ayuda de los demás para que las cosas funcionen, me encanta”.

Se lleva muy bien con sus compañeros del sector y de otras áreas de la empresa; se autodefine como “amiguera”, inquieta y amante de los desafíos.

Soluciones Gráficas es muy importante en mi vida, tengo relaciones de cariño aquí. Va más allá de ser solamente un trabajo. Muchas veces  he priorizado la empresa sobre cuestiones personales y no me arrepiento en absoluto”, comentó emocionada.

 Gabriela creció junto a Soluciones Gráficas, tanto en lo profesional como personal. Agradece a la empresa  por las posibilidades brindadas, por haber estado siempre que lo necesitó, por haberle enseñado a aprender de sus errores. “Cada vez que me equivoqué, me dieron una nueva oportunidad”, resaltó con énfasis.

Finalizó la entrevista explicando el orgullo que siente de formar parte de esta empresa, en la cual los dueños llegan antes que los empleados y se retiran después de ellos. “El slogan que dice Tenemos Equipo es absolutamente real, y a ese equipo lo construimos días a día, priorizando muchas veces las necesidades de los recursos humanos por encima de las necesidades de la empresa”.