VOLVER AL LISTADO

NOVEDADES

17-02-2017

Entrego lo mejor de mí todos los días

Soluciones Graficas imprenta

Su nombre es Matías Nicolás Olivera, tiene 27 años y en pocos meses será papá de Francesca, acontecimiento que cambiará su vida.

Finalizó el secundario en la escuela Dalmasio Vélez Sarsfield e inmediatamente ingresó a la empresa con 18 años. “Mi primeros días en Soluciones Gráficas fueron de terror, desconocía por completo el rubro. Recuerdo que en la planta me recibió Gabriel Yunges, quien por aquel entonces era el encargado y me asignó la tediosa tarea de emblocar talonarios. Llegaba a mi casa agotado y a medida que pasaban los días, menos me gustaba el trabajo que realizaba. Sin embargo, obedecí el consejo de mi madre y puse mucho entusiasmo y responsabilidad en mi trabajo”. 

Matías se desempeñó en el sector de terminación y también en el área de guillotina. Posteriormente fue ascendido al cargo de responsable de terminación y planta, tarea que realiza hasta la fecha. “Afortunadamente seguí el consejo de mi madre, no bajé los brazos y hoy tengo un hermoso trabajo”.

Su tarea diaria consiste en abrir y cerrar la planta de impresión, estar disponible las 24 horas del día, acudir a la empresa en caso que suene la alarma, controlar la impresión y el armado final de todos los trabajos realizados y distribuir las tareas entre los turnos de empleados. En definitiva, es el responsable del cumplimiento de los procesos y control de calidad del producto final.

“Mi trabajo es fantástico, dinámico, divertido y con mucha adrenalina. En cada jornada entrego lo mejor de mí para que todos los pasos se respeten y podamos cumplir los objetivos propuestos. Mi responsabilidad en la empresa demanda muchas horas de trabajo, por ello Soluciones Gráficas es literalmente mi casa, porque gran parte de mi día transcurre aquí”, explicó Matías.

Durante la conversación, comentó que al armado de las tareas de los empleados lo coordina en función de los plazos de entrega de los trabajos, siempre privilegiando la calidad del producto. Y en este sentido, muchas veces la urgencia es su peor enemigo, ya que altera los procesos y agranda los márgenes de error. “Mi trabajo consiste en armar diariamente un rompecabezas, ya que soy el encargado de hacer funcionar correctamente los recursos humanos y los recursos técnicos, empleados y máquinas, para poder cumplir con los clientes. Pero a pesar de mis anhelos de perfección, los problemas siempre aparecen y también he aprendido a convivir con ellos y resolverlos rápidamente. Y en este proceso de aprendizaje, perdí mucho pelo y horas de sueño”, confesó entre risas.

Durante la charla, Matías afirmó sentir admiración por los dueños de la firma: Gastón Ferrero y Leonardo Actis, destacando la inteligencia y el espíritu emprendedor de ambos. Por cuestiones de tareas, su vínculo más cercano es con Leonardo, a quien define como una excelente persona y agradece eternamente sus enseñanzas y confianza.

“Soluciones Gráficas ocupa el primer lugar en mi vida. Imagino que cuando nazca Francesca esa prioridad se alterará y es lógico, pero por el momento, mi trabajo es lo más importante. Es por esa razón que me hace tan feliz el crecimiento de la empresa, porque me siento parte de ese éxito”.

Al finalizar la entrevista, Matías expresó emocionado: “El tío Gastón y el papá Leo tuvieron la capacidad de involucrarnos a todos en su sueño. Nos sumaron a su gran familia y nos enseñaron a confiar en nosotros mismos. Es allí donde radica el poder de esta empresa, en la confianza que dueños y empleados nos tenemos mutuamente”.